Este es un tema que siempre se ha encontrado muy relevante en la historia de la humanidad, ya que durante muchas generaciones han existido diferentes hipótesis de hacia dónde iremos o que pasara, más que todo estas teorías se encuentran orientadas según la religión a la que pertenezca la persona.

Pero igualmente y sin importar que nuestra religión pueda decirnos lo que sucederá, nos continúa dando curiosidad saber qué pasa contigo después de que dejas el plano terrenal y ahora pasas a ser parte del espiritual.

Por eso este artículo el día de hoy te explicara de forma rápida y certera, para que entiendas como según la humanidad será nuestra vida al momento de morir.

¿Qué pasa cuando mueres?

En algunas religiones se considera que cuando la persona termina su ciclo de vida, puede llegar a reencarnar el alma y así regresar a la tierra. ¿Pero sabes cuando muere el cuerpo? Se considera que el cuerpo deja de vivir cuando el corazón ya no late, por ello es que los médicos lo deben de escuchar durante un minuto para saber si dejo de latir. Según la médica del Colegio Real de Médicos del Reino Unido Clare Gerada nos dice: “Si todavía tienes dudas”. Si de verdad una persona se encuentra muerta, “puedes frotarle el esternón. Éste es un procedimiento doloroso: si la persona no está muerta, reaccionará en seguida.”  Procedimiento realizado por algunos médicos.

Ahora bien cuando definitivamente una persona muere llega el llamado “rigor mortis”, que no es más que tu corazón deja de latir, por ello la sangre ya no circula y se comienza a colocar espesa, es decir se coagula. Teniendo como consecuencia también de que tu temperatura disminuya y los músculos se endurecen, según la curadora técnica del museo de patología Barts en Londres Carla Valentine nos explica: “este proceso suele iniciarse después de 4 o 6 horas”. Después de esto llega el turno de las bacterias pues las células muertas comienzan a desintegrarse, generando sustancias y enzimas que producen a su vez bacterias y hongos. Teniendo como consecuencia que todo eso se mezcle e inicie la descomposición del cuerpo.

Curiosidades sobre la muerte:

1) Cuando una persona muere su cabello deja de crecer pues ese proceso se detiene.

2) El crecimiento de las uñas también se detiene.

Durante muchos años las personas consideraron que estos dos continúan creciendo, pero la realidad es que el cuerpo se encoge debido a la detención de los fluidos y la perdida de los mismos, por esta razón da la impresión de que ellos crecen. Nos explica Caitlin Doughty directora de la organización “The Order of the Good Death”.

Otros planos

La verdad es que tu cuerpo se encuentra compuesto también de energía, es por ello que encontramos los llamados chakras que se ubican en diferentes partes de nuestra estructura y con los cuales logramos desarrollarnos más espiritualmente entando en vida.

Los chakras son importante desarrollar los en vida, ya que como te venimos diciendo te permitirá encontrarte más interconectado con el área espiritual, y es que ellos se encuentran ubicados en todo el largor de nuestro cuerpo y representan el aura que pueda tener la persona. Dividiéndose en:

1) Campo etérico que es el más cercano al cuerpo.

2) Campo emocional.

3) Campo mental.

4) Campo espiritual.  

En este mundo existen muchos planos y tal como la cultura Hindú el cual tiene como significada rueda y hace alusión a la canalización enérgica de un campo dentro de cada uno de los elementos. Es decir, los chakras se encargan de absorber la energía, procesar, asimilar, realizar un ajuste que nos sintonice con nueva vibra, esto genera una respuesta fisiológica en el área carnal.

que pasa cuando morimos

Debes de saber que los chakras se encuentran compuestos en 7 ubicados:

1) Chakra raíz ubicado en el perineo.

2) Chakra sexual ubicado debajo del ombligo.

3) Chakra del plexo solar ubicado en el plexo solar.

4) Chakra laríngeo ubicado en la garganta.

5) Chakra del tercer ojo ubicado en el entrecejo.

6) Chakra corona ubicado en la coronilla.

En este punto te estarás preguntando ¿qué tiene que ver esto con la muerte? Debes de saber que  al momento de morir el alma se debilita y la llamada energía de la “estrella de la tierra” actúa como una absorción de la estrella núcleo por medio de la línea hara.

Es decir, y en español para que entiendas los centros de abundancia son cada uno de nuestros chakras, los cuales al morir se debilitan y por ende comienza la separación del alma del cuerpo físico, haciendo que nuestra alma hacienda hacia un plano espiritual por medio de la línea hará que representa un túnel, por el cual experimentará la vida que logró conseguir en orden cronológico.

Debes saber que mientras todo esto está ocurriendo, tu alma está pasando por los diferentes chakras, es decir pasa primero por el chakra base, luego hasta el chakra de las emociones,  llega al chakra del plexo solar que representa nuestro ego, luego asciende al chakra del corazón que representa el amor, el chakra de la garganta que es la parte dinámica de nuestra alma, sube hasta el tercer ojo donde encontramos el alter ego y el yo superior, avanza hasta la corona formando la estrella del núcleo que es donde se visualiza la famosa “Luz al final del túnel“, y llegamos a la estrella del alma que es cuando se genera la des encarnación y todo lo vivido en vida queda tras. Posterior a esto la estrella del alma se une con la estrella del núcleo y se dirigen a la puerta de las estrellas y entrando al mundo espiritual y abandonando la conexión con todo lo físico.

Lo cual es lo mismo que se interpreta en muchas otras culturas como la  católica que al ascender al cielo y pasar las puertas de San Pedro logra ingresar al paraíso el alma de la persona librándose de todos las conexiones terrenales que pueda llegar a tener.   

Así es como algunos determinan que es lo que pasa después de la muerte con cuerpo físico y espiritual, por último te queremos decir tu alma está en tu cuerpo en vida, cosa que aún lo ponemos en duda pues se han encontrado muchos casos en los que cuando la persona duermes su espíritu puede llegar a generar un desdoblamiento o viaje astral, es decir separarse del cuerpo sin perder la conexión con él.