Conocido como el salón de la muerte, el museo que exhibe las memorias de la leyenda de las momias de Guanajuato impresiona a muchos, pero no los imita disfrutar de un espectáculo digno de conocer.

Guanajuato es una tierra llena de lugares impresionantes, pero a la vez llena de leyendas, en sus pintorescos pueblos está presente la arqueología, lugares que están llenos de magia que capta la atracción de los turistas de inmediato. Uno de esos encantos es la legendaria leyenda de las momias de Guanajuato, que se dio origen después de una epidemia. La gran historia mexicana de los cuerpos conservados en el tiempo.

Esta tenebrosa leyenda se desató tras una peste que ocurrió en el 1830, para la fecha después de largas investigaciones un museo les da vida diariamente. Y, es que esta entidad federativa mexicana, fue el centro de una inexplicable enfermedad que causó muerte a una población que sufrió sus consecuencias y da paso a esta leyenda con diversas historias que forman parte de la cultura en Guanajuato.

Estos cuerpos momificados fueron descubiertos después de la exhumación de los sepulcros de aquellas personas que fueron enterradas por la temible epidemia que azotaba a la población, hoy es la atracción de muchos y son exhibidas en el “Museo de las Momias de Guanajuato”, un espacio que alberga más de 100 momias y que cautiva a los visitantes para el conocimiento de esta leyenda.

Origen de las memorias de Guanajuato

La realidad es que esta leyenda se dio origen después de treinta años de la epidemia, el camposanto de Santa Paula estaba a rebosar, tras esta desgracia se llegaron a descubrir cuerpos momificados, que se le atribuyen a las condiciones extremas secas del terreno.

Cuenta la leyenda que esta peste afectaba a los pobladores los dejaba paralizados y daban la sensación de muertos, sus familiares de inmediato acudían a enterrarlo por el temor de ser contagiados.

Lilia Oliver Sánchez, investigadora de la Universidad de Guadalajara rememora que para el año 1830 la peste de la viruela causó un aumento de muertes en Guanajuato que sobrepasaba al 70%, este número de deceso en la región creó pánico en la población y los mantenían abrumados.   

Esta leyenda se vivió en el siglo XXI, se dice que la razón de las momificaciones de estos cuerpos que están presentes en la colección de las momias de Guanajuato se debe a la composición del suelo, y es que, la tierra bajo el Cementerio de Santa Paula, de donde proceden las momias, es rico en nitratos y alumbre, una composición  que promueven la preservación de tejidos vivos por lo que es considerado una de las causa de que en este subsuelo se crea momificación natural.

Ciencia en las memorias de Guanajuato

Como ya explicamos la tierra del panteón de Santa Paula, lugar donde fueron exhumados centenares de cuerpo pudo haber sido su cauce para lograr la momificación natural. Científicamente solo hace falta un terreno seco, que absorba rápido el agua de sus tejidos, la condición es muy elemental en estos casos sin agua, los gérmenes no pueden llevar a cabo su labor de putrefacción. Si se añaden los nitratos y el alumbre, más fácil todavía.

Este cementerio presentó serios problemas de hacinamiento, lo que originó un aumento en la tasa a los parientes de los fallecidos que no podían cancelar, este aporte fue causa de preocupación para algunos quienes decidieron con el paso del tiempo desalojar el 90% de las tumbas.

El primer cadáver desenterrado fue el del doctor Remigio Leroy en el año 1865 tras este hallazgo se encontraron con un cuerpo conservado y así se fueron uniendo más momias al hallazgo del Doctor.

Son muchos los relatos de esta leyenda, por renombrar una se dice que, muchas de esas víctimas de la epidemia fueron enterradas vivas porque se aterrorizaron por el malestar de algún problema de salud y ante el pánico de sus familiares por ser contagiados causaron una muerte por asfixia.

Museo de las Momias de Guanajuato

Esta leyenda terminó siendo parte de un museo donde se muestran las momias de Guanajuato víctimas de una epidemia. Actualmente se exhiben más de 100 personas momificadas entre ellos hombre, niños y mujeres, lo que parece asombroso hoy en día a los turistas que visitan esta localidad mexicana para conocer todos los detalles de la tenebrosa historia.  

Este museo fue rediseñado en el 2007 por la municipalidad y allí se muestran los cuerpos de esta legendaria leyenda, un dato importante es que estas momias están resguardadas por un monto muy fructífero para el museo y la municipalidad.   

Memorias que se exhiben en el museo de las momias de Guanajuato

Conocer la historia de cada cadáver ha sido un reto para el museo que alberga a más de 100 momias. Pero, no más de lo que se ve reflejado en la momia que se exhibe sin tener respuesta a la causa de su muerte, en las sombrías vitrinas se observan momias de mujeres agarrotadas cubriéndose el rostro, bebés vestidos como ángeles, al parecer embarazadas imágenes de donde se pueden armar historias.

Hasta ahora la más famosa de todas es una madre con su hijo, un bebé del que dicen es la momia más pequeña del mundo, un cuerpo de seis meses de gestación y un tamaño de apenas 20 centímetros, quien murió a causa del fallecimiento de su madre un dato que aclara el detalle de la leyenda donde se afirma que eran enterrados inmediatos se declaraba la muerte y donde se puede deducir que quizás estaban en estado cataléptico, para luego morir asfixiados, de allí algunos rostros de desesperación en las momias. Otro muy solicitado por los visitantes es la momia del médico francés, Doctor Remigio Leroy, por ser la primera en ser descubierta.

Para muchos el Museo de las momias de Guanajuato parece sacado de una película de terror, pero es una leyenda de un hecho real que tuvo vida en tierras mexicanas.