Muchos casos se conocen acerca de parejas excéntricas, peculiares y con objetivos en común un poco… Extraños, que trascienden la barrera de lo “Normal y más ahora, en pleno siglo XXI, dónde las libertades se han visto ampliadas y las particularidades de cada persona pueden brotar a flor de piel. ¿Has considerado que hubiera pasado en pleno siglo XX si te dedicases a algo fuera de lo común?

Este es el caso de Ed y Lorraine Warren, un matrimonio orientado a la investigación de fenómenos paranormales, que empezó a expulsar demonios en la década de los 50 y que ha servido de inspiración a muchos cineastas y novelistas del genero ocultista. Estoy seguro que los has escuchado en cine ¿No?  Posiblemente conozcas la película el Conjuro, o Annabelle, casos reales investigados por ellos dos, pero hay más… Mucho más…

Hasta que la muerte los separe

Ed y Lorraine nacieron en el año 1926 y 1927, respectivamente en el estado de Connecticut, Estados unidos. Se conocieron a la edad de los 16 años y se identificaron el uno con el otro, pues ambos tenían en común una infancia llena de vivencias paranormales.

Se casaron y formaron la familia Warren poco tiempo después y su fuente de ingreso eran los cuadros que Ed Pintaba, pues era una actividad que disfrutaba hacer y venía practicando desde más joven. La peculiaridad es que se sentía muy atraído a pintar casas donde sabía existía actividad paranormal. El, junto a su esposa, se sentaban en las afueras por horas a observar la casa en cuestión y por lo general, el cuadro quedaba lleno de fantasmas y entidades oscuras. Por lo general Lorraine se acercaba al final de la jornada a los dueños de la casa y les ofrecía el cuadro, el cual, muchos aceptaban con la condición de que ellos investigaran la casa en busca de posibles soluciones.

Con el tiempo, se fueron interesando más en el tema, aprendiendo cosas variadas acerca de lo paranormal y ganándose cierta fama en la localidad. Lorraine, que desde pequeña tuvo facultades para ver el aura y ciertos fenómenos que solo ella podía ver, se ganó el título de clarividente tiempo después de empezar a dedicarse a esto, sin embargo, ellos nunca cobraban por su servicio, ya que iba en contra de su filosofía y se mantenían con los cuadros que Ed vendía. En el año 1952 fundaron la Sociedad de Investigación psíquica de Nueva Inglaterra, primera organización creada en la historia para estos fines.

Con el paso del tiempo, su reputación se extendió más allá de sus fronteras y la cantidad de miembros en sus filas fue creciendo.

Lorraine fue considerada médium y clarividente y Ed goza de ser el único demonólogo reconocido por la iglesia, ya que en su carrera trabajó con otros siete demonólogos, siendo todos sacerdotes menos él. Esta organización ha estado operativa desde entonces y se caracteriza por ser un punto medio entre la ciencia y la religión, además de solo cobrar por los gastos necesarios que amerite cada investigación.

Algunos de los casos más sonados acerca de ellos son:

La Casa de Amityville

Fue una trágica historia ocurrida en el año 1974, donde el hijo mayor de la familia DeFeo asesinó a tiros a seis miembros de su familia, incluyendo padres y hermanos en su casa ubicada en Long Island.

La familia que habitó la casa tiempo después, Los Lutz, afirma que en ese lugar ocurrían cosas extrañas sin explicación aparente. Sonidos, olores, puertas que se abren solas, etc, además de un extraño frío que nunca se iba de la casa, motivo por el cual abandonaron la casa al poco tiempo de haber llegado.

Los Warren no tardaron en aparecer e investigaron los hechos, concluyendo que en lugar vivía una presencia oscura en forma de niño, capturada en una fotografía que causó revuelo en la localidad. Por otro lado, Ronald DeFeo, ejecutor del crimen, declaró en su juicio que lo hizo porque unas voces lo incitaba constantemente a hacerlo.

El Poltergeist de Enfield

En agosto de 1977, Peggy Hodgson, una madre soltera residente en Enfield, Londres, llamó a la policía para que acudiera a su domicilio, donde vivía junto a sus cuatro hijos, después de asegurar que en la residencia ocurrían hechos anormales presenciados por dos de sus hijos. Objetos de la casa como sillas se movieron sin razón aparente y se oían ruidos y golpes procedentes de detrás de las paredes. Un agente de policía dijo que vio una silla deslizarse por el suelo, estando “convencido de que nadie había tocado”.

El caso saltó a los medios y la prensa de Reino Unido le dio una amplia cobertura, mientras tanto, los Warren pasaron por allí para dar su opinión de expertos reconocidos en el tema, sin mucho éxito pues no llegaron a nada concluyente. Fue el periodista Guy Lyon Playfair quien, junto a un equipo de investigación, presenció muchos de aquellos sucesos. Melvin Harris tomaría numerosas fotografías con la cámara en modo automático en las que las que se veía a las niñas levitando.

Los incidentes siguieron ocurriendo, alargándose por un periodo de dos años en los que la psicóloga Anita Gregory también hizo sus pesquisas e investigaciones paralelas. Janet, la hermana, empezó a cursar episodios de posesión en los que hablaba con una voz diferente a la habitual (se puede comprobar en audios documentados reales) y en las que aseguraba que ser Bill Wilkins, quien había muerto en el sofá del salón producto de una hemorragia cerebral muchos años atrás.

Finalmente, la psicóloga concluyó que algunos sucesos se debían a una histeria colectiva en la región y a ciertos trastornos en la joven, aunque su familia asegura que la posesión y los acontecimientos vividos eran reales. Este caso fue altamente documentado en la época, preservándose en los registros de los Warren y sirvió como argumento para la película “El conjuro 2”.

La Muñeca Annabelle

El caso de Annabelle data del año 1970, cuando una mujer le compró a su hija una muñeca Raggedy Ann en una tienda de antigüedades. Cuando la dejaba apoyada en la cama aparecía en distintas posturas cuando regresaba a la habitación. La mujer pensó que podría haberse movido cuando alguien hubiera empujado la cama, hasta que empezó a hacer lo mismo por el resto de la casa. Además, había notas que pedían socorro o “ayuda a Lou”.

Un día regresaron a casa y encontraron a la muñeca envuelta en sangre. Cuando contrataron a un médium para ayudarles, éste se puso en contacto con una niña de siete años llamada Annabelle, quien tristemente fue asesinada y abandonada en un descampado años atrás.

Annabelle aseveró estar muy a gusto viviendo con la familia, dentro de la muñeca, pero los Warren, que se pasaron a investigar, determinaron que en realidad lo que había dentro de la muñeca era un demonio, por lo que la encerraron en una vitrina que se encuentra en el museo de ocultismo de Connecticut. Sobre este caso se encuentra basada la película de 2014 Annabelle dirigida por John R. Leonetti.

Existen muchos más casos y peculiaridades acerca de esta pareja y de todo el trabajo realizado durante sus años de servicio y, pese a que su carrera goza de mucho prestigio, también existen escépticos en el tema. Sea cierto o no, la realidad es que su trabajo fue pionero en el área y coincide con muchos hechos paranormales ocurridos en otras partes del mundo totalmente desconectados de los Warren.

El señor Ed Warren murió en el año 2006 a los 79 años de edad, mientras que la señora Lorraine Warren sigue investigando por su cuenta y afirma que una de sus principales motivaciones es honrar la memoria de su difunto esposo.