Historias de amor, traición, hechizos y criaturas imaginarias se hacen presentes en la cultura popular con cuatro leyendas de Veracruz basadas en hechos reales.

Hablar de la ciudad mexicana Veracruz es hacer referencia a sus leyendas, en este municipio se han contado entre generaciones eventos trascendentales que aún se encuentran en el recuerdo de su gente, los relatos de esta tierra se han convertido en una herencia milenaria que hoy en día ya forma parte de su cultura.

Como en muchos poblados de México, en Veracruz sus comunidades se han permitido resguardar la difusión de los mitos, leyendas y narraciones de sus orígenes como una identidad propia en estos pueblos. Y es que, estas historias representan las costumbres y creencias de cada región.

La historia de eventos, personajes y misterios se registraron en diversas etapas históricas de la ciudad. Por esto te invitamos a conocer un resumen de muchas de estas manifestaciones que se han recopilado como las leyendas de Veracruz.

Leyendas de Veracruz

  • Leyenda de la mujer de negro

Cuenta que en una época importante de la comunidad de Naranjillo vivía una hermosa joven huérfana, que se encontraba sola y triste con sus hermanitos por la reciente muerte de su madre, en todo momento recordaba lo feliz que había sido con su madre, la tristeza cambiaba en sus encuentros nocturnos que eran casuales con su amante.  

Un día le anunciaron los vecinos que en la vía del Barrial, alrededor de Naranjillo había aparecido su madre rumor que la triste joven descartó con una melancólica sonrisa ya que era imposible después de haber asistido al funeral y sepelio.

Sin embargo, los días transcurrieron y los vecinos seguían asegurando la aparición de una mujer vestida de negro muy parecida a la difunta.

Una mañana la joven caminaba por la calles de Naranjillo cuando escuchó que debía dejar los encuentros con el hombre casado y cuidar más a sus hermanitos, para que el alma de su madre descansara en paz.

El comentario que la hizo sentir mal, la convenció y se acercó hasta el camino del Barrial para constatar lo que decían, inexplicablemente se encontró con la imagen de su madre en llanto, pero el llanto y la vergüenza  no le permitió acercarse.

La mujer de negro dejó de llorar y marchó hasta perderse, dejando confusa a la joven, quien sintió en el llanto de su madre la súplica para encaminar su vida, escenario que le permitió recapacitar antes sus acciones y dejar a su amante para dedicarse a sus hermanitos. En el pueblo cuentan que tras ese encuentro no se volvió a ver a la mujer de negro caminando en el camino del Barrial.

  • Leyenda la mulata de Córdoba

Esta leyenda tuvo su origen en la entonces Villa de Córdoba, Veracruz la gente de la fecha afirma que una mujer muy famosa, hermosa y joven parecía que para ella se había detenido el tiempo, ningún hombre se le resistía y según dicen preparaba pócimas de amor y curaba males.

En Córdoba que no conocían de donde era ya todos la llamaban “mulata” por su mezcla de sangre negra y española, la acusaron de hechos inmorales y fue encarcelada y torturada, entre las rejas del Castillo de San Juan de Ulúa la mulata pidió al carcelero como última voluntad antes de ser llevaba a su destino final un pedazo de tiza.

En las oscuras paredes pintó un barco bien detallado, con velas desplegadas, repentinamente dio un salto y subió al barco, las velas empezaron a moverse con el viento, el guardia quedó atemorizado mientras le decía adiós.

La leyenda cuenta que nadie nunca más volvió a saber de la mulata y afirman que quienes visitan el Castillo de San Juan de Ulúa y conocen de esta leyenda pueden sentir la extraña presencia entre sus centenarios muros.

  • Leyenda del perro Prieto.

La leyenda veracruzana de una especie que llegó del infierno para inquietar a los pobladores de Alvarado, muestra de la cultura de esta ciudad. Cuenta la leyenda que las calles de Alvarado se colman de pánico por las noches, con la aparición de las  sombras del perro prieto, que causa destrucciones y terror a su paso.

Y es que, en Alvarado vivió un hombre que según cuentan robaba y molestaba a las mujeres del pueblo, situación que ofendió a su gente, quienes cansados de sus fechorías decidieron sacarlo de la ciudad, pero el hombre se adelantó a los planes y se marchó sin dejar rastro.  

A los pocos días se empezaron a encontrar por las calles con un animal parecido al mismo demonio, pues además de sus horrendos y afilados colmillos, sus ojos parecían carbones encendidos.

El hambriento perro atacaba a quien se le acercara y le mordía la mano o las piernas, llenos de temor la gente comenzó a dejar de acercarse al animal, pero este sin importarle seguía causando destrozos en la calle y destruyendo todo a su paso.

Hasta que un hombre que se armó de valor enfrentó al endemoniado animal y lo atacó con una vara hasta matarlo, para sorpresa de los presentes que aplaudían esta acción, el espeluznante perro se levantaba quitando de encima la piel golpeada para aparecer el hombre desconocido que había desaparecido de Córdova y echó a correr ante la mirada atónita de la gente del pueblo. Desde entonces, jamás se ha vuelto a saber nada de ese extraño hombre.

  • Leyenda del callejón de Jesús te Ampare

Relatan que una familia española que residía cercano a este callejón tenían una hija, quien ya con el consentimiento de sus padres la acompañaba su novio Cosme Taboada.  

Una noche en la que se despedían los enamorados ella desde el balcón y el en el enrejado de la casa, un borracho que les estorbó la felicidad que compartían por la pérdida de su esposa con ira les daño la romántica despedida  y asesinó a Cosme con un puñal, la sufrida enamorada desde el balcón grito: “Cosme Jesús te ampare”.

Desde entonces y ante el desgarrador grito al lugar lo empezaron a llamar “el callejón de la muchacha de Jesús te Ampare” y con el tiempo le fueron cambiando el nombre hasta ahora que llama  el callejón de Jesús te Ampare.