Leyendas de la Ciudad de México.

El emparedado.

En muchos países del mundo existen leyendas sobre emparedados; personas que ya estando muertas son escondidas con cemento atrás de las paredes de una construcción. En México existe una leyenda en el Centro Histórico titulada justamente: el emparedado. Esta es una de tantas leyendas mexicanas de terror.

Se dice que en la calle de Francisco I. Madero, esquina de Motolinía, dos hermanos pelearon por el amor de una mujer con un trágico final… esto sucedió alrededor del año 1900. La historia cuenta que en el número 12 de Motolinía vivía una joven que se encontraba comprometida con su novio Pedro, quien tenía un hermano seminarista que se llamaba Cristóbal. Este último se enamoró de la novia de su hermano y sin importarle la relación de estos, decidió conquistar a la muchacha. En una ocasión Pedro llegó a la casa de su novia sin avisarle, y la encontró en brazos de Cristóbal. Los hermanos pelearon hasta que Cristóbal mato a Pedro. Entonces la joven y Cristóbal decidieron emparedar el cadáver de Pedro, atándolo de pie a una pared y luego cubriéndolo con un muro…

emparedado

Cuando los años pasaron el cadáver fue encontrado por unos albañiles que arreglaban la construcción y entonces el fantasma del asesinado se les apareció y les ofreció un cofre de oro si lo llevaban guiándolo a la casa de su hermano y la que antes había sido su novia. Como muchas de las historias de este tipo, el final fue trágico pero por muchos años también se tomó como un suceso cómico cada vez que se contaba, y es que la leyenda cuenta que el espíritu de Pedro mato en venganza, de un susto, a su hermano Cristóbal y a la muchacha infiel. El Centro histórico guarda muchas historias que han pasado por tradición oral, de generación en generación, llenando de misterios esta zona de la Ciudad.