El ser humano tiene una percepción de su propio destino que en ocasiones tiende a lo fatalista. También conocemos de antemano que nos mueve una ligera obsesión por los acontecimientos futuros. Pensamos que nuestro destino no se encuentra escrito en piedra, ni revelado para nosotros, y todo esto es realmente cierto. No obstante, en muchas ocasiones esta certeza puede llegar a convertirse en miedo. Miedo de lo desconocido, miedo de los que nos aguarda o depara el destino. Desde tiempos inmemoriales el hombre ha luchado contra la incertidumbre, y ha buscado la forma de conocer el devenir de los acontecimientos.

Para esto se han efectuado las invenciones de métodos que “permiten” conocer el futuro por la posición de los astros, por la lectura de las palmas de las manos, o también por la lectura de las cartas. Este último es de los métodos más utilizados para conocer el futuro, y también de los más comunes. Muchos se preguntan si todas estas cosas serán reales; otros, por su parte, las tildan de falsas sin necesidad de preguntárselo, y hay quien las cree, también. En este post descubriremos algunas cosillas sobre este tema, y veremos qué tan cierto puede o no llegar a ser.

¿Qué es entonces el tarot?

El tarot es una baraja de naipes a menudo utilizada como medio de consulta e interpretación de hechos, que bien pueden ser presentes, pasados o futuros; sueños, percepciones o estados emocionales que constituye, además, un tipo de cartomancia. Sus orígenes podemos encontrarlos alrededor del siglo XIV. La técnica se basa en la selección de cartas por parte de la persona que desea conocer, y luego en la tirada de las mismas por parte del lector, que le podrá decir a la persona aquello que desea conocer.

Pueden utilizarse numerosas barajas para la lectura de las cartas, y no es únicamente una forma que tiene de leerse. A su vez, existen numerosos tipos de tarot por los cuales puedes buscar lo que te depara en ellos el futuro. El más común es la conocida baraja Rider Waite, que es la que utilizan muchos de los adivinadores a nivel mundial; otro de ellos es el tarot egipcio; el tarot celta; el tarot de los ángeles y muchos otros que pueden ser utilizados de manera individual o en conjunto.

La lectura de las cartas y su historia

Las primeras referencias al tarot aparecen en el siglo XV en Italia. Se conoce que la baraja más antigua utilizada en estos temas, es la del duque de Milán: Filippo María Vizconti. Esta baraja puede encontrarse actualmente en la biblioteca de la universidad de Yale.​ Es conocida también como la baraja Visconti-Sforza, muy posiblemente en aras de celebrar el matrimonio de su hija María con quien sería su sucesor, el futuro duque Francisco I Sforza​.

De acuerdo al historiador italiano Giordano Berti, algunas imágenes del tarot de Filippo María Visconti son iguales a las de otra baraja diseñada por el duque en 1415: el juego Los XVI Héroes.

En posteriores estudios, que fueron llevados a cabo por ocultistas que pertenecieron a los tiempos entre los siglos XVIII y XIX, como Antoine Court de Gebelin, Eliphas Levi y el doctor Gérard Encausse (Papus), se intentó por todos los medios demostrar la conexión existente entre el tarot y la cábala, así como la conexión con el simbolismo egipcio

Según se plantean los investigadores, el origen del tarot habría que buscarlo entre los cátaros medievales y la cultura occitana, pues estos tienen una filosofía que encaja bastante bien con la del juego del tarot.

Otros autores afirman que los gitanos, en su deambular por los países europeos, promovieron el tarot como un sistema adivinatorio. Hay, la verdad, quienes afirman que los gitanos pudieron hacer esto pues se salvaron de la inquisición, al no ser considerados objetivos prioritarios de sus prácticas; esta fue la razón de que pudieran viajar tan libremente por toda Europa, por lo que ellos, sus conocidas prácticas esotéricas y sus efectos personales consiguieron zafarse de la persecución y la hoguera y llegar hasta nuestros días. Lo que sí es cierto es que los gitanos arribaron al continente europeo cuando el tarot ya era conocido.

Conozcamos un poco de su funcionamiento

Una de las formas de manejar este arte es la de colocar a una persona sentada frente a aquel que hará el papel de lector. Se recomienda un masa grande, que permita a las cartas disponerse de la forma que se necesite, sin que se hallen demasiado apretujadas.

El lector, antes de iniciar con la lectura de cartas, pedirá al interesado que corte la baraja; de esta forma su impronta personal quedará marcada en las cartas. El lector procede a revolver el mazo, y luego pide al interesado nuevamente que las parta, para que quede grabado a las cartas.

“La siguiente parte del proceso consiste en echar las cartas. Para esto no hay una manera específica de hacerlo. Cada lector lo hace a su propia forma.”

Una forma de hacerlo es colocar las cartas boca abajo y preguntar al interesado cuáles áreas vitales desea evaluar, siendo estas ámbitos tan comunes como el amor, el dinero, el trabajo, la salud, la familia, la amistad, la felicidad, entre otros. Luego se va dando vuelta a las cartas para dar al interesado una respuesta en cada ámbito vital.

Con este método existe la opción de responderle al interesado una pregunta de su elección, con cuatro o cinco cartas volteadas que representan el presente, el pasado y el futuro. Es una forma bastante completa de trabajar.

Otra forma es la más conocida por los astrólogos y aquellos que se dedican a esto, y es la de sacar las cartas de la baraja e irle dando al interesado explicaciones sobre cómo dicha carta afectará su vida. Esta es una de las maneras más simples, pero de las que más conexión exige al lector, que debe ser ya versado en este arte para llevarla a cabo.

¿Cuándo resulta útil este arte?

En muchas ocasiones nos parece que la vida nos abruma, y quizás tengamos que recurrir a una lectura de las cartas para poder sentir que el universo te está ayudando a sobrellevarlas. Las situaciones en que la lectura de las cartas puede ser útil para tu vida serían:

  • Antes de tomar grandes decisiones en tu vida: Si estás considerando un cambio de vida importante pero aún tienes dudas sobre el mismo, puede servir solicitar una lectura de las cartas. El tarot puede ser particularmente útil en una situación en la que quieres quedarte con más que una simple respuesta de sí o no, cuando deseas algo muy específico. Si bien el Tarot puede resaltar algo que no has tenido en cuenta, es muy útil preguntar a las cartas si hay algún aspecto de la situación que no estás viendo y estas pasando por alto. Después de todo, el Tarot se caracteriza por ser práctico.
  • Si estás en una situación que te afecta psicológicamente y no puedes salirte de ella: un ejemplo de esto puede ser cuando te encuentras atrapado en un trabajo sin futuro, pero deseas aferrarte a él; cuando tienes una pareja que sabes que te hace daño psicológico y emocional, pero no encuentras la manera de dejarle; cuando tienes amigos tóxicos o familiares que te hacen la vida cada vez más difícil, pero que no sabes cómo lidiar con ellos. En estos casos, el tarot es una forma práctica y eficiente de darte cuenta de las cosas que necesitas hacer, de las opciones que tienes en tu vida y la forma en la que debes desenvolverte en esta si quieres llegar a triunfar. Esto le dará una nueva respuesta a tus preguntas y podrás salir adelante con lo que requieras.
  • Cuando te descubres tomando el camino equivocado en situaciones: En este casos suelen involucrarse más cosas de las que se solucionarían con una única lectura del tarot. En estos momentos lo mejor es considerar el consultar a un terapeuta junto con la lectura del tarot, pues puede haber factores psicológicos que no te permiten avanzar y te dejan estancado/a. Tienes que estar al tanto de tus necesidades emocionales antes de poder descubrir qué es lo que te tiene tropezando tanto.
  • Cuando ya has tomado una decisión y sientes que quizá te has equivocado: No todas las decisiones tomadas sin pensar son erróneas; en muchos de estos casos, es el instinto personal el que toma las riendas, y generalmente no suele estar mal encaminado. No obstante, si lo que buscas es seguridad en tus respuestas y decisiones, puedes acudir a una lectura de las cartas que te permita comprender si quizá fue o no la respuesta que necesitabas. Esto también puede ayudarte a minimizar riesgos y evitar problemas a largo plazo.
  • Cuando tienes que afrontar un gran riesgo: Esta es la clásica situación en que se consultan varios oráculos, entre ellos el Tarot, puesto que esta es la más común y familiar. Si te encuentras seguro de que tienes que tomar una decisión que resulta riesgosa, es posible que desees consultar el tarot para saber si te irá bien o no. Ten en cuenta que no siempre se gana, sin embargo, siempre se puede tratar de sacar lo mejor de determinada situación. No obstante, si en un momento las cartas te dicen que la decisión es demasiado riesgosa, y al repetir la lectura puedes notar que dicen lo mismo, lo mejor es que no seas tan obstinado y consideres mejor las cosas. Sin embargo, debes tener muy en mente siempre, que la lectura de las cartas no toma las decisiones por ti, sino que lo haces tú una vez que la lectura está hecha.