Como conocemos, una parte de la historia de la humanidad viene dada precisamente por eso, por las historias. Los cuentos, mitos, verdades y realidades que van pasando de boca en boca. De esta manera, en muchos casos, es que se crean y surgen las historias. De esta forma podemos descubrir los acontecimientos que surgen en diversas partes del mundo, o al menos era de esta forma que se hacía anteriormente, antes de que la tecnología evolucionara tanto y tuviéramos al alcance de la mano y en un solo segundo, las noticias mundiales en nuestros teléfonos o aparatos electrónicos.

Aun así, indiferentemente de la evolución de la tecnología, todavía encontramos diversas historias mejor conocidas como leyendas, que son un remanente de aquellas historias de tiempos de antaño. Historias que, sin importar todos los avances que la tecnología ha tenido, no han sido desmentidas y siguen calando hondo en el corazón de las personas que las escuchan.

La leyenda del chupacabras es una de estas historias, que cada día es investigada por más personas, y de la cual surge cada vez más información. En este post conoceremos a fondo esta leyenda, cómo surge, qué es este ser y cómo lo ven las distintas personas que afirman haberlo avistado, y las investigaciones llevadas a cabo sobre este tema tan lleno de misterio.

La historia detrás del mito

Aunque la mayoría de las personas que se han familiarizado con esta leyenda piensan que es un monstruo o criatura proveniente de las tierras mexicanas. No obstante, la primera aparición o el primer avistamiento de esta criatura tan extraña se dice que ocurrió en la isla de Puerto Rico, más específicamente en Orocovis y Morovis en el interior de la misma. Este avistamiento data del año 1995, y desde entonces, en muchas partes de lo que se conoce como Latinoamérica, y parte de Centroamérica, se ha dado el avistamiento de esta bestia cuyo mayor interés es devorar animales para sobrevivir.

Luego de este avistamiento, los campesinos de la zona comenzaron a notar que morían sus animales en buena parte de las tierras en las que se decía que el ser había sido avistado. Los animales, remontándose a conejos, pollos, cabras, perros y otros animales pequeños, habían muerto desangrados en las inmediaciones de estos lugares, con un agujero, dos en algunos casos, en el cuerpo, generalmente en la zona de la garganta. Se decía también que habían sido succionados por completo, dejando una masa sin vida y totalmente pálida.

Las descripciones del animal no se hicieron esperar, y si bien en algunos casos distaban mucho la una de las otras, en otros casos era bastante certera la descripción que se daba de esta criatura, y se constataba con las de otras personas que vivían en lugares más alejados.

En estos tiempos se realizaron bocetos de este escurridizo ser, y su imagen y leyenda se extendieron al resto de lo que conocemos como Suramérica. Su extensión ha sido tal que en estos días podemos encontrar esta leyenda en países como: Venezuela, Colombia, Puerto Rico, Ecuador, Costa rica, Nicaragua, Brasil, República Dominicana, Panamá, El Salvador, Guatemala, Honduras, Panamá, Bolivia, Perú, Argentina, México, Trinidad y Tobago, Chile, Uruguay, Paraguay, e incluso a sitios como Rusia ha llegado esta escalofriante leyenda.

La leyenda del chupacabras: describiendo a la bestia

Cuando los avistamientos y ataques comenzaron a sucederse las descripciones que las personas daban fueron calando en los anales de la historia, y estas mismas descripciones, aunadas a diversos bocetos creados por artistas, fueron suficiente para que todos pudiésemos hacernos una idea de lo que esta bestia representaba, y los rasgos más comunes que poseía.

Su descripción más común es la de una criatura con apariencia más bien reptiliana, con escamas curtidas de un color gris verdoso, con espinas afiladas o plumas en la parte posterior del lomo. Lo describen también como un animal de unos 3 a 4 pies de altura (el equivalente a 1 o 1.2mts), que al momento de moverse realiza saltos como los que haría un canguro.

“Se dice que tiene dientes muy afilados y que caza en la noche, buscando presas a las cuales clavarles en la garganta su único colmillo (en otras versiones son un par de estos), que es afilado como un estilete, y mediante el cual puede succionar por completo la sangre de la víctima como si fuese una pajilla hasta dejarla completamente vacía.”

Cabras, conejos, perros, pollos e incluso reses han sido puestas entre las víctimas de la criatura, de la cual una de las partes que más destaca en su descripción, pues mucha gente parece concordar con esto, son sus ojos rojos y abultados, que pueden verse fácilmente en la noche.

Una descripción un tanto menos común del chupacabras es la de una raza extraña de perro salvaje. Esta variante es comúnmente descrita como un perro  sin pelo y con una muy pronunciada columna vertebral; que cuenta con unas cuencas oculares inusualmente profundas, y con colmillos y garras increíblemente afiladas. A diferencia de los depredadores más convencionales, se dice que el chupacabras vacía completamente de sangre (y en ocasiones de órganos) a sus víctimas; normalmente a través de tres agujeros en forma de un triángulo invertido o a través de uno o dos agujeros.

Un posible origen de este mito

Una investigación realizada por el autor Benjamin Radford llegó finalmente a la conclusión de que la descripción que fuera dada por la testigo original en Puerto Rico, Madelyne Tolentino, se hallaba basada en una criatura de la película species, conocida como Sil. También, en acuerdo con el autor Scott Corrales, esta criatura Sil es casi idéntica a la descripción del chupacabras hecha por Tolentino, y supuestamente la testigo habría visto la película antes de reportar el avistamiento.

Corrales explica también que Sil y el chupacabras comparten varias características físicas, incluyendo las espinas de la espalda. A todo esto, finalmente Radford concluyó que “la descripción más importante del chupacabras no es fiable. Esta decisión final es algo que afecta seriamente la credibilidad que pueda tener la leyenda del chupacabras.

Asimismo, aquellos reportes que juraban que a las víctimas de la criatura les había sido succionada toda la sangre del cuerpo jamás fueron confirmados al llevarse a cabo una necropsia, que es la única forma plausible en que podría realizarse una confirmación de estas teorías. No obstante, un análisis realizado por un veterinario a 300 supuestas víctimas de la criatura determinó que estos animales no habían sido desangrados.

Tal parece que los testigos de los casos interpretaron una falta de sangre en un área determinada como una extracción de la misma, cuando otra explicación plausible podría ser que el animal que atacó a las víctimas no mordiera una de las arterias principales, o que esta se desangrara internamente.

Un monstruo del internet

Aunque pueda sonar descabellado, Radford apunta que ciertos sentimientos antiestadounidenses que se encuentran muy arraigados en Latinoamérica podrían ser una causa plausible de la popularidad que tuvo la leyenda del chupacabras.

Por lo menos, en Puerto Rico, Esta parece ser una teoría muy válida. Radford dice “Hablé con varios puertorriqueños que sentían que Estados Unidos los había explotado, estafado y los había ignorado económicamente, así como de muchas otras formas”.

No obstante, si bien podría considerarse este como un factor, es importante constatar que la verdadera popularidad de este monstruo se debe a la presencia del internet.

Radford vuelve a recordarnos el porqué de esta teoría: “Diría que el chupacabras es el primer monstruo de internet. Si los primeros reportes de su existencia se hubiesen producido en 1985, algunas personas se habrían enterado, pero no se habría extendido por todo el mundo“, insiste el autor.

Sin embargo, y a pesar de que los análisis que se hayan hecho, y las conclusiones a las que se ha llegado, determinando férreamente que esta criatura es un mito o una completa farsa, no es un mito el hecho de que ha tomado una gran popularidad en todo el mundo, y que todavía hay personas que puedan sentir como se les pone la carne de gallina al escuchar su historia en las noches. Asimismo ha habido numerosas versiones de esta bestia que las personas pueden ver en películas, libros y series de televisión.

La popularidad del chupacabras en la cultura popular

La leyenda del chupacabras, sea o no un mito, ha tenido mucha popularidad, y como resultado de esto se ha visto adaptada a numerosos medios de comunicación.

  • Ed Lavandera, de la cadena de noticias CNN, ha descrito al chupacabras como “el Pie Grande de la cultura Latinoamericana” y ha afirmado que “el chupacabras también simboliza el miedo a algo que no existe”.
  • En una edición de Los cuatro Fantásticos, de Marvel comics, puede verse un grupo de chupacabras como antagonistas.
  • El Chupacabras puede verse en un episodio de Scooby-Doo conocido por el nombre de Scooby-Doo y el monstruo de México.
  • El chupacabras aparece en un episodio de la serie Ugly Americans.
  • Una versión de esta criatura, parecida al de la película Species puede verse en un capítulo de Las sombrías aventuras de Billy y Mandy, y también se ve como intenta succionar la sangre de animales y personas.