Durante muchos años se ha estudiado diferentes tipos posibilidades de la destrucción del mundo y es que desde tiempo remoto y en las culturas más antiguas como Egipto, o los libros más antiguos como la Biblia poseen en su historia unan las representaciones de esta realidad que en algún momento puede llegar a afectarnos a todos.

Entre los diferentes estudios que se ha realizado sobre el tema del “fin del mundo”,  nace el estudio de la escatología que proviene del significado griego “eschatos” que en español es final y “logos” que es estudio, siendo definido entonces como “El estudio final o el último trato”. Debido al tipo de estudio que es forma parte de la teología ya que se encarga de aprender del humano y el universo, durante las diferentes etapas que lo puedan conformar, es decir un ante durante y busca responder como principal objetivo el después que pasa con la vida después de la muerte.     

Por otra parte, también se explica que la escatología se encuentra conformada debido a su estudio por varias creencias religiosas, las cuales determinan las últimas realidades o el posible destino final de la humanidad y el universo y resaltando que en las diferentes religiones todas buscan un mismo fin, que es saber el destino que toma las personas posterior a la muerte.   

El fin del mundo según las religiones

Por otra parte según las diferentes religiones desde su punto de vista y creencia, determinan que ciertamente existirá un momento que será el último del mundo. Sin embargo cada una de ellas determina como pasará según sus creencias, por ello encontramos:

La religión Católica: La cual trata a la escatología como la posibilidad del llamado, “discurso de las cosas últimas”, “los finales como la muerte” y también lo define como “el destino final del alma”. Es decir, es visto por esta religión como  un juicio en el cual se juzgará en las puertas del cielo a cada uno de los pecadores y se le determinará su culpa, asumirá las culpas que realizo durante vida para entrar al purgatorio, además se le perdonara después de cumplir con el tiempo estimado para redimirse de su culpa y así lograr alcanzar un plano celestial.

La religión Mazdeísta: Esta religión describe que Zoroastro dentro del mazdeísmo describe la llegada de Frashokereti el llamado “juicio final”, que tendrá cabida con un enfrentamiento entre Ahura Mazda que representa el bien y Angra Mainyu que es el mal, dicho enfrentamiento generará grandes catástrofes en la tierra, representando esta lucha como el Ormuz “el Bien” y tendrá una tremenda repercusión pues acabará con el mal.

La religión Hindú: En esta cultura se maneja diferentes terminologías para la comprensión espiritual, ya que ellos indican que existen universos materiales, y planos terrenales que según determinan el final del día de Brahma “cuando estos días duerme, al final de cada uno de sus largos días”.

Es decir, ellos representan cada día como uno vivido con su nacimiento desarrollo y muerte.  Por otra parte Vichu indica que son como una respiración de moléculas al final de la vida Brahma “que durará exactamente 100 de sus años”, y es entonces cuando acabara la existencia de vida.

Por otro lado, esta religión determina que cuando el alma abandona el área carnal o el cuerpo al momento de la muerte. Tiene que ver un juicio de Deva Lamarash el encargado de velar la puerta de la muerte,  este se encargara de velar que actividades que realizo la persona en sus vidas pasada y así determinar la pena que tenga la persona, y si puede volver a la vida en el planeta.

La religión Islamica: Increíblemente en Islam poseen la fe del destino y es que cuando el creyente llegue a su muerte debe conocer en persona a Allah y será conducido al paraíso. Ellos al igual que el Cristianismo y el Judaísmo tienen la creencia que existe una recompensa del alma, en otras palabras se explica que en islam no existe la idea de un purgatorio para las almas. Además en arabia existe un falso mesías o I’sa, donde explican que al final de los tiempos Jesús volverá a reinar el mundo entero desde Jerusalén, volviendo todas las religiones a un Dios único y donde aprenderemos las enseñanzas de sus profetas.

La religión Hebrea: En esta cultura su profeta Tanakh o Canon hebreo de la Biblia, es representado como un signo escatológico, y lo mismo ocurre el templo de Jerusalén pues también se encuentra la resurrección de los muertos y la nueva creación del gobierno divino, que nos permitirá la vida en armonía.

El fin de los tiempos según hipótesis

Según los diferentes teóricos plantean que nuestro planeta tendrá fin el 24 de abril de 2018, basando esta teoría en un pasaje bíblico de un libro llamado “Libro de las Revelaciones” conocido por nosotros como el libro del apocalipsis, en las cuales explica que inicia el arrebatamiento y segunda venida de Jesucristo a nuestro planeta.

Y es que en uno de sus pasajes concretamente en el capítulo 12 indica: “Apareció en el cielo una gran señal: una mujer vestida de sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas. Y estando encinta, clamaba con dolores de parto y sufría por dar a luz”, versículo 1 y 2.

Pero esto no es todo en el mismo capítulo en su versículo 3 y 4 dice: “Y apareció otra señal en el cielo: y he aquí, un gran dragón rojo que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas, siete diademas Y apareció otra señal en el cielo: y he aquí, un gran dragón rojo que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas, siete diademas. Y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró delante de la mujer que había dado a luz, a fin de devorar a su hijo en cuanto naciese”.

Teniendo como resultado una gran devastación según el libro de las revelaciones en la tierra. Por otra parte el físico Stephen Hawking dejó un mensaje en donde advierte que estábamos en peligro y la fecha fatídica sería el 18 de abril, pues comparte un mensaje que indica el final del mundo, lo curioso es que genera interrogantes ya que no se sabe si se trata de un ataque alienígena, aunque también hace mención a un posible ataque nuclear, que  determinara un quiebre para la tierra.

Por otra parte, la página CNN en español en un artículo del 25 de enero del 2018, posee un artículo donde determina que el fin del mundo está cerca según un boletín arrojado por los Científicos Atómicos que se encuentran desde 1940 investigando todo lo referente a armas nucleares, y es que en una entrevista dice la Presidenta y directora ejecutiva del Boletín de Científicos Atómicos Bronson R.: “Con considerable preocupación fijamos la hora del Reloj del Apocalipsis de 2018 y ofrecemos una súplica para devolverlo”.

Y es que principalmente todo nos hace coincidir que posiblemente tenga un colapso climático, debido a la toma de decisiones políticas por el presidente Donald Trump que tiene alarmantes preocupaciones por el boletín de Científicos Atómicos,  ya que decidió retirarse el año pasado de los acuerdos climáticos de París, añadiéndole también el desacuerdo nuclear indicado por Irak. Acción que ocurrió también en el pasado precisamente en 1953 donde Estados Unidos y la Unión Soviética tenían los mismos problemas políticos y competían en la guerra con armas nucleares.

Ahora bien, según la vidente Mhoni la cual ha predicho grande sucesos en el mundo como el primer Papa latino hecho del 13 de marzo de 2013, Terremoto del 19 de septiembre de 2017, entre otras que se han cumplido al pie de la letra. Debido a las constantes interrogantes e hipótesis debido al revuelo del fin del mundo nos dice: “No señores, el mundo no se va acabar mañana, sigan pagando sus deudas, yo tuve una visión hace mucho y se lo pregunté a Dios cuando se iba a acabar el mundo y siempre me dijo que en el 3313, así que falta mucho, no se están alarmando, pero si van a existir cambios de energía”. Según ella aún falta mucho tiempo.

Para finalizar, no te estreses con este tema ya que es algo verdadero que todo lo vivo tiene un momento en que se llega a morir, pero no podemos vivir preocupados por el mañana ya que no viviremos el presente, sólo debemos recordar aprender del pasado y hacer como los Hindú vivir cada día como si fuera el último.