triángulo-de-las-bermudas

Si hay algo tremendamente místico en nuestro planeta eso es el océano. Pese a haber sido explorado y visitado comúnmente por nuestra especie, sus enormes dimensiones y la dificultad de poder acceder a muchos de sus recovecos hacen que se casi imposible explorarlo en su totalidad, por lo que aún quedan muchos misterios ocultos y capaces de sorprendernos en él. Uno de estos misterios es el triángulo de las bermudas, objeto de mitos y leyendas sobre ovnis, magia negra y hechizos varios desde hace varios siglos atrás.

Existen varias teorías y estudios científicos actuales que defienden una razón lógica para la mayoría de estas experiencias místicas, y es que al parecer la culpa la tendrían las partículas de hidratos de metano que producen algunas áreas continentales, y que, tras concentrarse en dicha zona por distintos motivos, causarían zonas y áreas espumosas haciendo que los barcos perdiesen la capacidad de seguir a flote, hundiéndolos.

Para los aviones también sirve esta teoría científicamente comprobada, ya que dichas burbujas podrían crecer hasta tal punto que emergerían, flotando, y causando así estragos en los motores de los aviones que se cruzaran en su ruta.

Sin embargo estas teorías no explican todos los casos vividos en el triángulo de las Bermudas. Es por esto que otros psíquicos y científicos apoyan otras teorías más mágicas, y en concreto hablamos de magia negra, ya que su repercusión comúnmente no tiene un buen fin para nosotros.

Se cree que la civilización de la ciudad perdida de Atlanta poseía tecnología y capacidades mucho más avanzadas de lo que cualquier humano haya podido llegar a comprender. Uno de estos artefactos eran unos cristales con poderes mágicos. Cristales cuyo poder era inestable y no dominaban y que precisamente fue lo que causó la desaparición de la mística ciudad.

Se cree que estos cristales, forjados con magia negra, siguen en lo más hondo del océano tras el hundimiento de la Atlántida y son los causantes de que, de vez en cuando, se creen esos campos magnéticos que producen el mal o nulo funcionamiento de las brújulas y sistemas de navegación en barcos y aviones, haciéndoles llevar un rumbo totalmente a ciegas hasta hundirse al caer en las trampas del océano.

Además, ha habido muchos casos en los que se han encontrado las embarcaciones totalmente intactas, en perfecto estado pero sin sus tripulantes, lo que ha generado las teorías más fantásticas: abducciones de ovnis y extraterrestres. Incluso, se dice que la forma y el trazo del propio triángulo de las Bermudas no es algo casual, y que es una puerta tridimensional creada a partir de la magia negra capaz de contactar con otro mundo.