viudanegra

El Misterio de la Viuda Negra Noruega es uno de los casos históricos que nunca pudieron cerrarse.

El 28 de abril de 1908, la granja de Belle Gunness, apodada la Viuda negra Noruega, fue destruida por las llamas de un fuego intencionado. En ella se encontraban Belle, de 48 años, y sus tres hijos: Myrtle y Lucy, que eran adoptadas y tenían 11 y 9 años, respectivamente, y Phillip, de 5 años, que era su hijo biológico.

Un vecino de por allí, Joe Maxson trató de salvar a la madre y a sus hijos, pero no logró encontrarles ni respondieron a sus gritos. Otros dos vecinos, Clifford y Humphrey, acudieron a ayudarlo. Humphrey encontró una escalera cerca del granero y la colocó contra las paredes exteriores. Subió a través de ella y miró detenidamente en varias ventanas, pero no vio señales de vida. La puerta de entrada estaba cerrada y no podían abrirla. El resto de vecinos fueron acudiendo e intentando ayudar hasta que se hizo evidente que nadie podía permanecer con vida dentro de la bola de fuego en la que se había convertido el hogar de los Gunness.

Todo el mundo se compadeció del triste final de la pobre viuda, una mujer de origen noruego que se había ganado el apego de sus vecinos debido a las continuas desgracias personales que la pobre mujer había tenido a lo largo de su vida. Admiraban su fortaleza, su amabilidad y su aspecto. Belle tenía el pelo rubio, unos bonitos ojos azules y aunque le sobraba algo de peso (tenía 1.83 m. de altura y pesaba 91 kilos), su apretado corsé la proporcionaba una figura muy atractiva. Los hombres de aquella época volvían la cabeza para observar a aquella mujer diferente a las demás que personificaba el glamour y el sex-appeal.

El Herald y Argus, periódicos de aquella época cubrieron extensamente la noticia. Lo más asombroso fue que el cadáver de Bella apareció sin cabeza. Todo el mundo pensó entonces que se trataba de un asesinato y que la pobre viuda y sus pequeños hijos habían sido las víctimas.

Cuando empezó la investigación empezaron a darse cuenta que todo iba a ser mucho más complicado. Belle Gunness encerraba muchos secretos: una vida sacudida por múltiples crímenes.. Como muchos otros psicópatas, su imagen para la gente era una mujer amable y encantadora, alguien aparentemente inofensivo que, sin embargo, podía matar sin piedad y sin remordimiento alguno a todos aquellos que se interpusieran en sus planes o que tuviesen algo que ella deseaba.

Durante la investigación se dieron cuenta que la Viuda podía no estar muerta ya que el cuerpo sin cabeza que estaba en la casa en el momento del incendio hacía imposible asegurar que era su cuerpo.