Dentro de la sociedad, y en muchos de los países que conforman el planeta en que vivimos, han surgido, existido y muerto diferentes tipos de razas y culturas. Dentro de estas, se han visto numerosos temas que abarcan buena parte de la cultura de una nación.

Los egipcios, los griegos y romanos, los babilonios, hindúes y muchos otros han dejado su marca en la forma en que la humanidad ve la cultura, y también las religiones, que son una parte prácticamente central de las mismas.

En el caso de la religión, todas estas civilizaciones le han dado al mundo una rica y vasta cultura, que hoy en día conocemos gracias a películas, libros, canciones y comics. Me refiero, por supuesto, a los dioses.

Pero existen otras culturas, otros pueblos que, a pesar de su antigüedad, sus dioses, religión y mitos no han sido tratados con la amabilidad que requerirían. Han sido desplazados y olvidados en favor de otros pueblos y otras historias.

Los dioses celtas con una parte central de una cultura muy rica y vasta como lo fue la cultura celta, de la cual se conoce que fue artífice de muchas de las historias y temas de la magia que hoy manejamos. En este post aprenderás mucho más sobre los dioses, sus funciones, su nacimiento y las formas de adoración.

dioses celtas

La cultura celta; un pueblo lleno de sabiduría

Cuando se habla de culturas europeas antiguas, generalmente se hace una mayor mención a los griegos, los romanos y, en menor medida, a los escandinavos.

La cultura celta, o el pueblo celta, no es precisamente del que más se tiene constancia o información. Se sabe que es un pueblo antiguo, cuyas creencias y características se encuentran relacionadas con la cultura latina, pero no se sabe demasiado es este pueblo, de esta civilización o esta cultura.

Se denomina civilización celta a un conjunto de pueblos que existieron durante la edad de hierro, en el territorio europeo; distribuido por sus diferentes países. No se trata específicamente de un imperio o de una comunidad política bien definida, sino de un conjunto de poblados autónomos con algunas características culturales en común.

La forma más común de denominar a un pueblo celta es por su lenguaje. Las llamadas lenguas celtas derivan del idioma pro-céltico que, según lingüistas e historiadores, fue el primer idioma indoeuropeo en expandirse territorialmente.

Otras características compartidas por los poblados celtas era que eran pueblos guerreros, por lo tanto no era poco usual que estos pueblos, a pesar de tener características culturales parecidas pelearan entre sí.

Esto ha sido uno de los motivos principales por los cuales la cultura celta no se materializó como una unidad política centralizada. Muy por el contrario, cada pueblo tenía su líder y su forma de organización interna.

Pero algo que sí compartían en muchos de los casos, era el respeto y veneración por sus deidades, que les otorgan la potestad de ser una cultura rica y vasta, por el contenido que existía en sus leyendas. Los dioses celtas fueron una parte de lo que unió a estos poblados, y una de las razones por las cuales los continúan estudiando.

Los dioses celtas: su historia, su trabajo y sus funciones

Los dioses hacen una parte importante a la hora de marcar la tendencia religiosa y sociocultural que tendrá una civilización a lo largo de su estancia en el mundo. Durante la edad de hierro surge eso que hoy día conocemos como mitología celta, la cual por supuesto se compone de diferentes deidades y llega también con el precedente de no conservar su lenguaje natural.

Si tomamos en cuenta que los celtas tuvieron un especial contacto con los Galos, los Romanos y los celtíberos, sus divinidades corresponden una fusión de las creencias de estos antiguos reinos, de los cuales se extraen también multitud de dioses.

Sin embargo, en lo que a los celtas se refiere, estos resultan bastante especiales, pues se hace mucho hincapié en sus leyendas en los temas de naturaleza y magia, que hacen que su mitología no sea solo rica, sino también un excelente material para libros de fantasía o como una gran forma de aprender sobre temas de magia. No es de sorprender el hecho de que la cultura celta y sus dioses sean vistos como los iniciadores de la magia moderna.

dioses celtas

Los dioses principales

Cuando hablamos de los dioses celtas, podemos dividirlos en dos panteones, que se encuentran conformados por los dioses principales y los secundarios. Los principales son:

Secellus:

De este dios en particular se dice que es la representación y encarnación de la primavera y de la fertilidad. Es el rey de los dioses, y estos hacen su voluntad, pues es el más sabio entre todos ellos. Su atributo principal corresponde a un martillo de mango largo.

Taranis:

Es el dios de los truenos. Se representa siempre paseando por los cielos en un carruaje. Cuando atraviesa el cielo en él va dejando las estelas y las nubes con las que los truenos y tormentas suelen iniciar.

Dea Dama:

Es conocida como la diosa madre de la cultura celta. Ella es representada como tres mujeres con elementos distintos. Sus atributos son muy parecidos a los de Hera, en la mitología griega.

Dagda:

Es el dios celta de la sabiduría y la magia. Es además un poderoso guerrero. Se cuenta que gracias a su gran sabiduría conoce el secreto de la vida, por lo cual puede darla, pero también quitarla fácilmente si se encuentra de mal humor o se ofende.

Morrigan:

Conocida como la diosa de la guerra, se dice que vive rodeada por cuervos, y tiene la capacidad de transformarse en animales. Se cuenta que si se convierte en cuervo y pasa junto a ti, significa que pronto hallarás la muerte de una forma terrible.

Epona:

Es la diosa celta de la tierra y la fertilidad, y es la protectora de caballos y de jinetes.

Belenus:

Entre los dioses celtas, este en particular es el dios del sol y de la luz. Su poder es tan grande como el de este gran astro. Se dice que tiene un gran poder regenerador y purificador. Se buscaba su ayuda en caso de enfermedades o de trabajos de magia o sospecha de demonios.

Cernunnos:

Se representa como una criatura de apariencia humana, pero con astas de ciervo, que está en completa armonía con la naturaleza, a la cual guarda celosamente. Es el dios de la virilidad, la fertilidad, la lujuria y la bonanza.

El panteón celta

Es bien sabido que dentro de la cultura celta, los dioses conforman un panteón de al menos trescientos dioses, por lo cual los dioses secundarios, que servían como señores de las tareas, trabajos y fenómenos menores, eran venerados en lugares aparte del panteón. No obstante ser dioses menores, tenían una cantidad de poder parecida a los principales, el hecho es que eran hijos o semihumanos, como sucede en la mitología griega y romana.

Debido a que las divinidades son duales no es poco común encontrar a uno o más de los dioses celtas, representados de manera femenina y masculina, por otra parte siempre debe tenerse presente los pilares de la mitología celta,  que corresponden a los cuatro elementos que conforman el universo, la magia y la vida: fuego, tierra, aire y agua, ya que estos, por supuesto, son determinantes para la revelación de las divinidades y su manera de actuar.

dioses celtas

Una mitología llena de dioses

Como podrás haber notado, hay que aclarar que este no es un tema sencillo, y que necesita mucho tiempo y dedicación para poder abarcarlo de una forma que sea al menos, parcialmente completa. Sin embargo, por el momento puede decirse que, a la hora de nombrar dioses, aunque sean muchos, no existe un listado totalmente fidedigno de las funciones de muchos de estos dioses, pues debe tomarse el tiempo de hacer la investigación correspondiente a aquellos que se encuentran catalogados entre los dioses menores, cuyos poderes todavía falta por dilucidar.

En lo que respecta a las diosas celtas principales, estas son las que acostumbran a tener derivaciones y a presentarse incluso hasta de manera triple; es por ello que a estas prolongaciones se les compara con las ramas de un árbol, y jamás se les resta importancia, pues al hacerlo podrías estar perdiendo una parte importante de la historia que se supone debes conocer.

Quizás debido al hecho de que haya tantas coincidencias entre las deidades romanas y celtas, es posible que la gente se haya dado a la tarea de pensar que estas dos mitologías manejan material repetido, tal como sucede entre mitología griega y romana, pero en este caso, el cariz que les dan los celtas a sus dioses, en el cual impera y reina la magia y la naturaleza, les dan otro tipo de significado a la existencia de estos dioses, al tiempo que procuran darle una historia de mayor envergadura a su procedencia, a sus poderes y a su modo de vida.