El ser humano, en muchas ocasiones a lo largo de su tiempo como raza en el planeta, ha demostrado el interés, el miedo y el deseo que siente acerca de las cosas que él considera como paranormales, sobrenaturales o mágicas. Disfruta de las cosas que no puede explicar, pues aunque le aterran, busca la manera de conocer y entender estos fenómenos. En muchos casos, se debe a la búsqueda de poder, de manejarlos a su antojo para de esta manera enseñorearse sobre los demás que se encuentran a su alrededor, y que estos no puedan derogar sus designios.

De esta manera nace el arte de la magia y la hechicería. Las personas de las épocas antiguas, al no poder explicar los sucesos que les ocurrían, los achacaban a deidades, demonios y magia; las personas que lidiaban con estos sucesos se convirtieron en sabios y catalogados como magos. Eran las personas sabias de sus pueblos y ciudades. No obstante, existían también aquellos que utilizaban sus conocimientos mágicos para otras cosas además de ayudar a sus amigos y vecinos: los utilizaban para el mal. Maleficios, sortilegios y conjuros que eran destinados a caer sobre quienes los injuriaban. En este post conoceremos el antiguo arte de la brujería; estudiaremos el funcionamiento de la misma y conoceremos algunos brujos famosos de distintas épocas de la humanidad.

¿Qué es este arte?

La brujería se conoce como el conjunto de creencias, conocimientos y habilidades atribuidos a ciertas personas, conocidas como brujas, o brujos (aunque estos se consideren más escasos) según sea el caso. Estas personas se encuentran dotadas de habilidades mágicas que utilizan, según sus propios conocimientos, con el fin de causar daño y dolor a quienes ellos deseen.

Su implementación va más allá de los conocimientos prácticos como hierbas, medicina, sanación, venenos y productos que pueden causar daño. También se les conoce el uso de amuletos conjurados que pueden bien sea funcionar como protección para las brujas, o como método para dañar a las personas que las molesten.

En la actualidad, existen numerosas referencias a las brujas en las diversas culturas mundiales; no sólo en los países actuales, en los que hay varios, como áfrica y Haití, en los que se cree abiertamente en el tema; sino también en las civilizaciones antiguas, que fueron las precursoras en el saber sobre esta sombría forma de arte y aprendizaje.

Durante los tiempos de la edad media, y poco más allá del renacimiento, la antigua Europa y lo que hoy sería Norteamérica, protagonizaron diversos movimientos de caza de brujas, pues debían atribuir a algo los problemas que padecían en la época.

Fue en este tiempo en que se les confirió un mayor poder, y se comenzó a hablar sobre sus habilidades paganas, entre las que se encuentra la transformación en animales, embrujar la mente y los sentidos, convertir a seres humanos en animales y objetos que ellas considerasen indignos, para acarrear los sufrimientos, y la más popular de ellas: volar por el cielo subidas en un simple escoba.

Todos estos elementos de diversas épocas y culturas nos han hecho pensar en el tema de la magia con más ahínco, y hoy en día, en que la magia es mejor vista gracias a las películas, libros y cómics que podemos ver, nos hace pensar y desear conocer más sobre este tema. Incluso las personas que no creen en esto han dado pie al dicho que reza: pero de que vuelan, vuelan.

La brujería en la época contemporánea

Hoy en día, a pesar de los adelantos tecnológicos, culturales y científicos, la magia, la superstición y la brujería siguen formando parte de la vida cotidiana del ser humano; y es que hay cantidad de personas hoy en día que proclaman poseer capacidades mágicas que se encuentran en un estado más avanzado que cualquiera de las habilidades naturales que el ser humano pueda tener.

Muchas veces nos encontramos con personas que pueden llevar a cabo proezas que los demás no son capaces. Un ejemplo muy común es el que viene dado por el pueblo gitano, pero que se ha extendido a muchas partes de la población, no sólo de Europa, que fue el lugar en el que estas personas de raza nómada iniciaron sus actividades, sino también en los demás continentes alrededor del mundo.

En muchos lugares existen adivinos, quiromantes, y brujos que pueden llevar a cabo actividades como leer el futuro, echar las cartas, proveer de contras para evitar maleficios, filtros de amor y algunas cosas mucho más tenebrosas.

En Latinoamérica la cultura general se encuentra muy centrada en este tema, pues en cada país existen personas que practican estas actividades, y cada una de estas de manera distinta, ofreciendo sus servicios a los demás para que estos puedan conseguir la metas que se propongan con este arte que, si bien los científicos afirman que no es para nada lógico y que carece de fundamento, es cierto que muchas veces resulta inexplicable; razón por la cual sigue siendo tan popular.

Adentrándonos en otros lugares, como áfrica, la brujería existe como una forma de cultura que todo el país abraza, pues en sus límites este es un arte real y verdadero, y nadie osará hacer enojar a una persona a la que se considere que ha vendido su alma al arte de la brujería.

En este lugar existe una corte completa que avala el uso de la magia para los fines deseados: La corte africana. Se les conoce como Orichas, o Yorubas, y son una serie de espíritus muy parecidos a los dioses en otras culturas, solo que estos están representados para la magia, y cada uno de ellos puede ofrecerte poderes y efectos que van desde hacerte más poderoso, elevar tu poder mágico, o matarte de formas inimaginables.

En Haití, uno de los países con mayor vena mágica, encontramos también lo que se conoce como vudú.

Una religión en sí misma, al igual que la Yoruba, pero en muchos casos más brutal; en la que se acostumbra sacrificar animales e incluso personas a unas entidades conocidas como los Loas, que son los dioses de esta cultura, que ofrecen a los hechiceros una cantidad de poder inimaginable a cambio de almas de seres vivos.

En la religión del vudú, se dice que un hechicero versado tiene el poder de llevar a cabo el castigo más temido de esta religión; puede hacer que los muertos despierten como zombis a las órdenes del brujo.

Como puede verse, no existe una única forma de brujería que sea definitiva en otras partes; la transculturación hace de las suyas en cada uno de estos ámbitos, y cada país puede tener una forma distinta de magia. No obstante, que en todos ellos exista una comunión total con la magia, es de por sí suficiente para hacerte dudar si será o no cierto todo esto.

Brujos famosos y qué hicieron que los hizo famosos

Existieron muchas personas a las cuales las leyendas las han convertido en más que seres comunes y corrientes; han sido catalogados como brujas, magos y hechiceras por aquellas personas que vivieron con ellas, e hicieron de sus vidas leyendas que hoy en día no se han podido comprobar. Aquí algunos de ellos.

Nicholas Flamel:

No es posible llevar a cabo una lista de magos famosos sin nombrar a este hombre tan importante. Muchas personas que hayan leído los libros de Harry Potter reconocerán a este personaje, y aunque algunos lo tengan como un personaje creado por la autora, la verdad es que Flamel fue un alquimista real, al que se le atribuye la creación de la piedra filosofal, que le permitió convertir los metales en oro, y realizar el elixir de la vida eterna. Se cuenta que tuvo tanto éxito que amasó una gran riqueza, y que él y su esposa fingieron sus muertes al llegar a edades avanzadas.

Esto se debía a que no querían que se conociese que habían descubierto el secreto de la vida eterna. Un hecho interesante es que al momento de exhumar las tumbas no encontraron cuerpos en ellas.

Elisabeth Sawyer:

Fue una bruja famosa que vivió en el siglo XVII. Se le conocía por el nombre de “la bruja de Edmonton”, y fue acusada de embrujar a niños y al ganado de los vecinos al negarse estos a comprarle escobas.

La mujer fue ejecutada en 1621, pero antes de esto confesó que se encontraba en los caminos de la brujería, y afirmó también haber visto y acariciado al diablo que, según ella, se le presentaba en forma de perro.

Dominica la coja:

Fue una mujer española a la cual se le acusó de pactar con el diablo, hacer diferentes brebajes que resultaban venenosos, asesinar niños para sus sacrificios y una cantidad alarmante de crímenes que escandalizaron a la sociedad de su época.

Se le hizo un juicio civil y, tras torturarla y hacerle confesar una enorme cantidad de delitos, a cual más sórdido, fue ejecutada en la horca en 1535.

Aleister Crowley:

Este fue uno de los hechiceros más famosos de su época, así como uno de los más recientes. Vivió entre los años 1875 y 1947. Nació en Inglaterra y fue conocido como “el hombre más malvado del mundo”. Era un ocultista brillante y representa la cara del ocultismo moderno. Era un mago que se decía era poderoso, tenía ideas muy adelantadas a su época que él afirmaba eran por ser un profeta de dios egipcio Horus. Se convirtió en un mago famoso por haber invocado a los espíritus del antiguo Egipto, y por haber regresado de la muerte.