misterio-nino-somosierra

La desaparición del Niño de Somosierra sigue hoy en día todo un misterio.. El 26 de Junio de 1986 tuvo lugar el accidente de un camión  cisterna que transportaba Ácido Sulfúrico, produciendo la muerte de 2 personas y la desaparición de otra, llamado el caso del “Accidente de Somosierra” más famoso por el Misterio del niño de Somosierra.

Andrés Martínez, experimentado conductor  y su esposa Carmen Gómez, viajaban en la cabina de un enorme camión cisterna rumba a Bilbao. Su cargamento era 20,000 litros de ácido sulfúrico.

De forma inexplicable hasta ahora, aquel experimentado camionero emprendió el descenso del puerto de Somosierra, la pendiente era muy prolongada y la velocidad a la que él iba era muy arriesgada. Llegando al límite entre Madrid y Segovia se produciría el fatal accidente que involucraría a otros tres autos… El camión cisterna que transportaba el ácido era un montón de hierros retorcidos por el que corrían los miles de litros de ácido abriéndose paso rumbo a las laderas del río Duratón.

Los primeros análisis del accidente describían la cabina del camión que había sido aplastada por la pesada cisterna y el ácido caía sobre los cuerpos de los esposos Andrés Martínez y Carmen Gómez. La policía, sabiendo que no podían hacer nada por ellos se preocuparon por neutralizar los efectos nocivos del ácido. Sin embargo, al caer la tarde una noticia paralizó a las autoridades: el vehículo causante del accidente transportaba un tercer pasajero.

Los padres del fallecido conductor Andrés Martínez denunciaron la desaparición de su nieto Juan Pedro Martínez Gómez, de 10 años, y que se había despedido de sus abuelos antes de abordar junto a sus padres el fatídico viaje en el camión cisterna. La noticia originó una rápida operación de búsqueda, pero no se encontraron rastros del niño.

La primera hipótesis que se deslizó fue que el cuerpo del pequeño Juan Pedro había sido disuelto por el ácido, pero esta teoría fue desechada por los expertos químicos, quienes afirmaron que un cuerpo humano no podía evaporarse a causa del ácido sin dejar algún rastro, aunque fuera mínimo.

Por lo tanto, que pasó con Juan Pedro entonces?

Según el tacógrafo del camión, el viaje lo emprendieron a las 7 de la tarde, teniendo como primera parada un lugar llamado la Venta del Olivo, cerca de Cieza, en Murcia. La segunda parada la realizaron a las 0:12 horas en la localidad de Las Pedroñeras. Siendo casi las 3:00 de la mañana cuando llegaron a la gasolinera “Los ángeles”, en la entrada de la capital de España. Dos horas y media después efectuaron la parada definitiva en el mesón Aragón, en las faldas del puerto de Somosierra.

Es en esta parada donde un camarero vio por última vez al niño desaparecido e incluso lo describió perfectamente ya que le llamó la atención que un niño de esa edad aceptara ponerse un sweter y pantalón de color rojo ambas prendas. Este testimonio confirmaba que Juan Pedro continuaba con sus padres antes de subir el puerto de Somosierra.

En todos estos años, la hipótesis de un secuestro ha cobrado fuerza, ya que se hace difícil pensar que un vehículo apenas salido de una revisión total como la cisterna sufriera algún desperfecto mecánico. Con lo cual, la lógica nos puede llevar a pensar que la excesiva velocidad de la cisterna se debía a un desesperado intento de dar alcance a otro vehículo.

Dos años después de este accidente, un niño muy parecido a Juan Pedro Martínez Gómez e incluso con la misma ropa fue visto en las cercanías de Badajoz. Pero no solo eso, sino que desde entonces, la policía ha recibido varios reportes de que un niño vestido de rojo, va caminando a la orilla de la carretera casi siempre en las afueras de diferentes poblaciones rurales, pero todas ellas cercanas a Somosierra.

Hoy en día siguen apareciendo nuevas hipótesis como por ejemplo que Juan Pedro fue trasladado a otro plano dimensional, a un punto en el espacio y el tiempo donde se encuentra encerrado. La verdad a ciencia cierta aun no se sabe, pero lo único que no se puede negar es que desapareció por completo. La única prueba que muestra que el pequeño Juan Pedro estuvo en la cabina de la cisterna, es un zapato que le pertenecía… Tal vez por eso sigue siendo uno de los Enigmas y Misterios que más atrae a los investigadores.