Según algunos místicos, para que un hechizo, conjuro de magia blanca o amarre por ejemplo de amor, funcione, hay cosas que contribuyen en el misterio de su funcionamiento. Algunos de esos aspectos son: Los materiales a utilizar, la fase de la Luna, la hora y día planetaria, la condición mental del practicante y su experiencia, la voluntad del Universo, la energía mágica construida y alcanzada por el practicante, la creencia o fe en la magia que se está haciendo, y que sea el hechizo adecuado.

Mucha gente cree que hay que tener cuidado cuando se decide pasar el umbral hacia el terreno de lo mágico, ya que es para muchos es un ámbito desconocido; intriga su misterioso funcionamiento a la mayoría de las personas que se atreven a solicitar un hechizo de una persona especializada en el campo o que incluso se decidan a hacerlo por sí mismo con amarres de amor caseros, encontrando la forma de llevarlos a cabo, ya sea en un libro o en internet, por poner unos ejemplos. Hay mucha gente que los hace por primera vez, sin saber a ciencia cierta si les dará resultados o no, y llevan a cabo hechizos de amor, sin tomarlo como algo serio y encontrando en ello más una diversión, que otra cosa. Recordemos que trabajar con energía debería de hacerse con cautela y siempre pensando en NO perjudicar a ninguna persona, ya que aunque el misterio de cómo actúa el trabajo mágico, seguirá siendo desconocido para la mayoría y podría tener, según algunas personas, efectos adversos, si no se está convencido de que se actúa de buena fe y que no se perjudicará a terceros…

hechizo tarot

Sabemos que hay cuatro fases lunares: Nueva, creciente, llena y menguante. Cada una da un plazo de 7 días para hacer trabajos mágicos; sumando la duración de estas fases, se obtiene el mes lunar de 28 días. Consultando el calendario lunar se encuentra la mejor oportunidad de que el trabajo tenga el efecto adecuado.

Así como influye por ejemplo el aspecto de la luna cuando se realiza un amarre de amor, también hay que estar preparados para realizarlo… Se dice que se debe de estar en el estado de ánimo correcto. Si estás tratando de hacer magia relacionada con el amor, debes proyectar ese sentimiento a la persona y al universo a fin de que se manifieste realmente. Es decir que muchos ocultistas y hechiceros recomiendan que no estés enojado o deprimido cuando haces el hechizo de amor. La mente debe estar en sintonía con el tipo de hechizos que se está haciendo. La fe: debes creer en lo que haces y no tener dudas… ¿Cómo esperar a que un hechizo funcione si no crees en ellos? y ahí es en donde radica el misterio del poder de la mente. El trabajo mágico requiere además de tener en cuenta otros factores como: entender la famosa ley de atracción y el karma que puede repercutir en cualquier actor realizado en nuestras vidas (causa-efecto), así como trabajar un aura limpia, tener clara la intención y si se trata de magia blanca, NO dañar a terceros, como lo indica por ejemplo una de las reglas de los wiccanos.

El misterio de los trabajos mágicos, los hechizos y amarres, siempre seguirá siendo eso, ya que nuestra razón no nos puede brindar una clara idea de cómo funciona el proceso, y todo tiene que ver con la energía y el poder de las ciencias ocultas. En la página arriba citada, encontrarás un enlace donde puedes conocer amarres misteriosos y efectivos que puedes seguir según las instrucciones. Y tú… ¿Te has atrevido alguna vez a utilizar la fuerza de las energías de la naturaleza para tus fines amorosos?